La primera gran virtud del hombre fue la duda, y el primer gran defecto la fe