Xylella fastidiosa y el desastre agroecológico de Italia

Hace unas semanas nos llegaba la desagradable noticia que se habían detectado las primeras infecciones de Xylella fastidiosa en la península, concretamente en Guadalest (Alicante). A Mallorca había llegado a finales del 2016. Esta bacteriana, conocida como el Ébola del olivo, tapona los canales por los que circula la savia y la planta se seca afectada por la enfermedad de Pierce. La bacteria se transmite de árbol a árbol utilizando insectos como vectores.

La Xylella es endémica de América. Fue identificada originalmente en California donde de forma periódica ataca a las viñas. Otras variedades de la bacteria pueden atacar limoneros, melocotoneros, laurel. Es una de los patógenos vegetales más temidos, por lo que periódicamente se monitoriza y se controla su aparición en todas las estaciones de sanidad vegetal.

Campo de olivos afectado por Xylella (Fuente: http://ucanr.edu/blogs/blogcore/postdetail.cfm?postnum=17460)

Campo de olivos afectado por Xylella (Fuente: http://ucanr.edu/blogs/blogcore/postdetail.cfm?postnum=17460)

El problema se detectó en Italia, concretamente en Puglia, en el 2013. Para localizarnos en el mapa, si Italia tiene forma de bota, Puglia es el tacón. Automáticamente los científicos alertan de la gravedad del problema y la comisión europea traza un plan, el denominado plan Silletti para contener la epidemia. Actualmente no hay ningún tratamiento efectivo para la Xylella, por lo que la única solución es eliminar todos los árboles en un radio de 100 metros de la infección para evitar que el insecto pueda moverse de árbol a árbol. la Unión Europea fija un presupuesto para llevar a cabo este plan y seguir con el monitoreo. La acción rápida y temprana es la mejor herramienta ante crisis de este tipo.

Diseño del plan de choque original. Fuente Nature.

Y aquí viene el problema. De repente empiezan a aflorar los rumores. Aparecen grupos de agricultores que ponen en duda que la Xylella sea la causante de la enfermedad y se oponen a las talas de árboles. Unos culpan de la enfermedad a un hongo que se puede destruir sin matar a los olivos, otros dicen que la Xylella es fácilmente controlable. Mientras tanto los científicos determinan que la causa de la enfermedad es una cepa de Xylella muy virulenta importada en una planta ornamental procedente de Costa Rica. En paralelo crece la oposición contra el plan Silletti, orquestada, como no, en torno a grupos de agricultura ecológica y biodinámica. Si, los que proponen utilizar homeopatía para curar epidemias enterrar calaveras y cuernos para fertilizar un campo son los que creen tener la solución para el problema. Proponen que la Xylella es parte del ecosistema y que la solución es no hacer nada, dejar que se integre en el ecosistema y utilizar fertilizantes naturales. No, no me lo estoy inventando. Podeis leer aquí las propuestas que hacen para frenar la Xylella. Incluso algunos llaman a la acción violenta contra este plan.

Donato Boscia, procesado judicialmente por tratar de acabar con la plaga. Fuente Nature.

La oposición empieza a organizarse y se hace fuerte. Convence a los políticos, y a los jueces. En un sorprendente e indignante giro, los ecologistas no solo consiguen frenar el plan sino que acusan a los científicos de haber propagado intencionadamente la enfermedad. El fiscal solicita cargos penales contra Donato Boscia, del instituto del Instituto de Portección Vegetal Sostenible de Bari, según ellos la culpa fue de una cepa que se trajo para un taller sobre Xylella en el propio instituto. El hecho de que esa cepa no sea la causante del problema ni afecte a los olivos parece que no fue suficiente para que el juez siguiera con el proceso y ordenara registrar el instituto de investigación que había dado la voz de alarma y requisara los ordenadores y el material de investigación, curiosamente, frenando el trabajo de los científicos mas capacitados para luchar contra la plaga.

Remedios biodinámicos en acción

El resultado de la acción judicial paralizando el plan de choque y de las técnicas agroecológicas de contención de plagas ha sido que la epidemia se ha propagado por todo el sur de Italia afectando a millones de olivos y 235 000 hectáreas y que la plaga se haya extendido a las Baleares y a Guadalest. Esperemos que nuestras autoridades tomen ejemplo de la catástrofe italiana y no traten de minimizar el problema con técnicas agroecológicas. Hace mucho tiempo vimos como la filoxera arrasaba las vides y en tiempos recientes el picudo rojo ha acabado con las palmeras. Como no pongamos en acción el plan de choque en breve tendremos que acostumbrarnos al aceite de soja o de girasol, o al aceite de oliva californiano o sudafricano.

Post completo en:  Tomates con genes. Naukas

Share