Qué es exactamente una bomba EMP o de pulso electromagnético y hasta qué punto es peligrosa

Durante una audiencia el pasado mes de octubre, expertos en defensa alertaron al congreso de Estados Unidos que una bomba EMP procedente de Corea del Norte podía acabar con el 90% de los habitantes del país en un año. ¿Qué es una bomba EMP? y lo que es más importante ¿realmente es tan devastadora?

¿Qué es un EMP?

EMP son las siglas (en inglés) de pulso electromagnético. Se trata de un pulso corto de radiación electromagnética. Este tipo de pulso puede proceder de diferentes fuentes como nuestro propio Sol. En este caso, sin embargo, hablamos de un pulso electromagnético proveniente de la detonación de una bomba nucleara gran altitud.

Cuando una bomba atómica explota en el aire sobre un lugar, genera tres pulsos electromagnéticos: E1, E2, y E3. E1 es un pulso de rayos gamma que colisionan con la atmósfera a 32.000 metros y se transforma en una lluvia de electrones que son repelidos por el campo magnético terrestre.

Interpretación artística de una detonación atmosférica. Captura: YouTube.

E2 es un pulso de neutrones de alta energía que salen disparados en todas direcciones, y el pulso E3 se produce por al temaño de la bola de fuego nuclear y como afecta al campo magnético terrestre. El doctor en física nuclear Yousaff Butt explica que los pulsos afectan a cualquier cosa que tengan en su línea de visión. En otras palabras, una detonación a 96 kilómetros de altura (60 millas) afectaría a un área circular con un radio de 1.126 kilómetros a nivel del suelo (700 millas). Paradojicamente, hay una zona segura directamente bajo la detonación que no se ve afectada gracias al campo magnético terrestre.

¿Qué puede hacer un EMP?

Las bombas EMP no causan bajas directamente. La detonación tiene lugar demasiado lejos como para alcanzar a las personas en tierra. Su peligrosidad procede del hecho de que interfiere, neutraliza y daña equipamiento electrónico.

Eso puede significar cosas como un apagón eléctrico, automóviles y aviones que dejan de funcionar, sistemas informáticos que se vuelven locos y hasta la pérdida de sistemas de respaldo de emergencia en instalaciones como hospitales. Suena terrorífico y no hay duda de que los EMP son una amenaza, pero en realidad es una tecnología que nunca se ha probado lo suficiente, y la cultura popular se ha encargado de exagerar sus efectos hasta el extremo.

Imagen real de una prueba nuclear atmosférica realizada en los años 60. Imagen: Topic

Gracias al Dr. Butt sabemos a ciencia cierta que los diferentes tipos de pulso de una bomba EMP afectan a los sistemas eléctricos de diferente manera. E1 interfiere con las antenas, los cables de transmisión, los equipos dentro de edificios, circuitos integrados, sensores, sistemas de comunicaciones, sistemas de protección y computadoras. El efecto de E2 es como el de un rayo. Afecta a lineas de alta tensión, torres de telecomunicaciones y a las antenas de los aviones. En este sentido es menos dañino proque sus efectos son similares a los de un fenómeno natural que ya conocemos y para el que muchos dispositivos están preparados ya.

Por último, E3 afecta a los cables de alta tensión y a los de comunicaciones de larga distancia, incluso a los submarinos. Esto podría sembrar el caos en el suministro eléctrico. La mayor parte de los daños proceden de E1 y E3.

En teoría, los generadores de emergencia serían capaces de seguir proporcionando corriente a la mayor parte de lugares, pero se trata todo de pura especulación.

… …

Post completo en: Gizmodo

Share