¿Pudo Noé meter en su arca a una pareja de cada animal vivo sobre la Tierra?

¿Pudo Noé meter en su arca a una pareja de cada animal vivo sobre la Tierra?:
Siempre me he preguntado cómo fue posible que Noé transportara una pareja de cada especie animal en su flamante y calafateada arca. Una cosa es que fuese creyente profundo en la omnipotencia y omnisciencia del Dios de los hebreos, pero otra muy diferente es que Dios conociese en aquella época el principio de Arquímedes, que es la ley física que se esconde tras todo este misterio. Veámoslo.

Dejad que os proponga una serie de cálculos algebraicos elementales. Pero antes de nada, conviene establecer una equivalencia entre las unidades de longitud proporcionadas por Dios y las que utilizamos los ateos contemporáneos. En efecto, el “codo” aludido en el libro del Génesis 6:15 transcrito más arriba posee distintas equivalencias, según uno considere su origen. Así pues, habrá que optar por un valor promedio que, digamos, puede ser de unos 50 cm.

Bien, admitiendo que el arca de Noé tiene forma de caja oblonga, las dimensiones de sus planchas de madera serán: 150 metros de longitud, 25 metros de profundidad y 15 metros de altura. Además, para darle consistencia, las dotaremos de un espesor de 20 cm. De esta forma, se obtiene muy fácilmente el volumen de madera necesario para construir la imponente embarcación: 2550 metros cúbicos.

Aunque el “cañizo” es la materia prima a la que se alude en el Génesis, se puede atribuir a la misma una naturaleza similar a la del bambú, aunque proponer otras maderas como el ciprés, pino o cedro tampoco constituiría una dificultad insalvable, pues las densidades de todas estas maderas no se diferencian en un porcentaje excesivo para nuestras pretensiones. Tomaremos, entonces, una densidad media para el “cañizo” de unos 500 kg/m3.

Armados con los dos valores numéricos anteriores, es decir, con el volumen de madera y su densidad, calculamos la masa del arca vacía: 1275 toneladas.

Para que semejante mole flote en la superficie del mar, ha de cumplirse el principio de Arquímedes, que establece que el empuje vertical hacia arriba que experimenta un objeto sumergido en un fluido ha de ser igual en magnitud al peso del volumen de fluido desalojado. Teniendo en cuenta que el agua marina posee una densidad aproximada de 1028 kg/m3 se puede averiguar la profundidad a la que debe hundirse el arca o, equivalentemente, que porción de la misma asoma por encima del nivel del mar: 33 cm en el primer caso y 14,67 metros en el segundo.

Finalmente, resta por estimar lo que sucedería si pretendiésemos introducir en el arca de Noé toda esa jartá de animales bien emparejados, aunque esto suponga no atender para nada la diversidad de preferencias sexuales entre ellos, algo muy políticamente incorrecto en los tiempos modernos que vivimos.

Bien, veamos, resulta bastante obvio que no podremos subir a bordo un peso arbitrario de “todo ser viviente, de toda carne”, pues llegará un momento en que el arca se hundirá por debajo de los 14,67 metros que aún asoman por encima de las aguas. Por lo tanto, este es el límite que nos fijará el peso de los animales, junto con su comida y todos los demás enseres imprescindibles para soportar el temporal de 40 días y 40 noches de Diluvio Universal.

– post completo en: http://eltercerprecog.blogspot.com.es/2013/12/pudo-noe-meter-en-su-arca-una-pareja-de.html

– por Agatha. El Tercer Precog

– Tags: animales, arca de noé, biblia, física, principio de arquímides –

This post was automatically created by WP Stacker. If you look for this WordPress plugin, check out WP-Stacker.com now!

Share