Negar el cambio climático es una pseudociencia conspirativa

Negar el cambio climático es una pseudociencia conspirativa

Introducción

Vivimos en una época en la que las pseudociencias o las llamadas teorías de la conspiración o simplemente conspiraciones, están a la orden del día, sobre todo gracias a la difusión de internet las conspiraciones y las pseudociencias han florecido y son adoptadas por cada vez más gente. Hay gente que cree cualquier cosa que lee en internet, incluso cree que la Tierra es plana. Recientemente hemos visto morir a un niño por no estar vacunado, otro niño diabético fue hospitalizado por tomar insulina homeopática.
Negar el cambio climático es una pseudociencia conspirativa

¿Qué es lo que hace que tanta gente crea en pseudociencias y en conspiraciones? Es una pregunta que debe responder la psicología o la sociología. Puede ser tan sencillo como la estima social, que todos buscamos. En general, nos gusta tener secretos, saber cosas que los demás no saben, sentirnos parte de un grupo selecto que conoce la verdad. Los chismes y cotilleos no son más que eso. Si, además, nuestros secretos desvelan los tejemanejes de los poderosos, si explican por qué somos unos títeres y cómo podemos salir de la esclavitud para tomar las riendas de nuestro destino, resulta que las conspiranoias (de la unión de conspiración y paranoia) no sólo son atractivas sino prácticamente inevitables.

Estos son los ejemplos de cuatro conspiraciones muy populares:
Nunca fuimos a la Luna
El cambio climático no existe
Las vacunas son perjudiciales (en especial, la relación entre la vacuna triple vírica y el autismo)
La cura contra el cáncer (existe pero no lo usan porque es más rentable vendernos los paliativos)
La triste realidad, es que parece haber personas tan ideológicamente involucradas en una creencia, que el razonamiento no conseguirá hacerles cambiar, ya que tienen unas convicciones impermeables a las intrusiones de la realidad. En esos casos, es altamente improbable que una sencilla demostración matemática sobre la inviabilidad de su creencia logre cambiar sus puntos de vista. Para los menos involucrados, sin embargo, una intervención así podría resultar útil.

La negación del cambio climático

La negación es la primera etapa psicológica por la que pasa el ser humano cuando se le da una mala noticia. Después la mala noticia se asume y se toman medidas para paliarla, pero parece que hay personas que se quedan ancladas en esta primera etapa de negación y no son capaces de evolucionar y salir de ella.
Negar lo que es evidente es un signo de la ceguera de nuestra cultura. Negar actualmente que existe el cambio climático ocasionado por el hombre, es como negar que un virus causa el SIDA o que el tabaco produce cáncer. Estos negacionismos que afectan a la medicina son considerados pseudociencias, con mayor razón el negacionismo del cambio climático antropogénico debe considerarse una pseudociencia, ya que afecta a casi todas las ciencias naturales de tipo empírico. Así como resulta indiscutible que mueren muchos millones de personas en el mundo por el virus del SIDA y por el cáncer producido por el tabaco, lo mismo podría llegar a ocurrir si se continúan negando los peligros que entraña el cambio climático antropogénico (ocasionado por el hombre). Sin embargo, mientras los otros negacionismos están en retirada, el negacionismo del cambio climático es una nueva pseudociencia o teoría de la conspiración que está en pleno auge y sus consecuencias pueden ser muy peligrosas. ¿Habrá que esperar tantas o más muertes para que los nuevos negacionistas se batan en retirada?
Una pseudociencia es un conjunto de supuestos conocimientos que se presentan como científicos, pero en realidad son creencias y prácticas que pretenden ser ciencia sin serlo, ya que no cumplen con los requisitos básicos del método científico. Existen una serie de criterios de demarcación entre ciencia y pseudociencia. Estos criterios son muy variados y la mayoría no se cumplen en esta pseudociencia.
Así, los negacionistas del cambio climático, no muestran que el campo propio sea difícil de comprender, no avanzan proponiendo y resolviendo problemas, no acogen bien las nuevas ideas y métodos, no proponen ni ensayan nuevas hipótesis, no intentan encontrar leyes, no aprecian la unidad de la ciencia, no confían en la lógica, no usan las matemáticas, no atienden a los contraejemplos, no aplican procedimientos objetivos de control, no favorecen los contactos estrecho con otros campos, no zanjan las disputas mediante el experimento, no actualizan la propia información, no solicitan comentarios críticos de otros colegas, etcétera. El negacionismo del cambio climático constituye una nueva pseudociencia porque los conocimientos científicos afectados son relativamente recientes. El calentamiento climático fue desencadenado por la superpoblación y, especialmente, por los gases de efecto invernadero emitidos por la quema de los combustibles fósiles desde la revolución industrial, pero sus catastróficas consecuencias han preocupado sólo en las últimas décadas.
Los negacionistas acusan a los científicos de mentir, cuando son ellos los que suelen manipular y sacar de contexto los datos científicos para apoyar sus opiniones. La ciencia, es esencialmente verdad y la mayoría de los científicos ponen en práctica el realismo epistemológico. La ciencia no es dogmática ni en sus datos ni en sus teorías. Existen hipótesis e interpretaciones que se discuten continuamente, así se construyen teorías que pueden llegar a ser cambiadas si se aportan nuevos datos, pero no con nuevas opiniones como las de los negacionistas que no tienen fundamento científico.
Las teorías tienen mucho más valor del que los pseudocientíficos les atribuyen, que las suelen considerar como meras hipótesis para así atacarlas más fácilmente. El cambio climático antropogénico es un hecho y una teoría con tal cantidad de evidencias que lo más lógico es aceptarla como cierta. La ciencia se basa en el método científico y no en la fe como ocurre en las religiones, luego las teorías científicas no están para creer o no creer en ellas, sino que deben ser aceptadas por los que no son expertos y pueden ser cuestionadas por los científicos especialistas en ellas.
El llamado negacionismo no es ciencia, sino una ideología económica y política basada en una pseudociencia, porque niega sin fundamento el hecho del cambio climático para justificar un modelo de sistema económico depredador de la naturaleza y del medio ambiente. Se niegan a tomar medidas que serían costosas y que han de ser colectivas y globales, pues de nada sirve que una persona, una población o una nación las tome aisladamente. Esto supone un mayor peso de los estados y un recorte de la “libertad” individual de gastar y contaminar sin límites. Esta pseudociencia está fomentada principalmente por grandes empresas petroleras, industriales y por grupos de presión neoliberales defensores a ultranza del mercado libre. Por tanto, el negacionismo del cambio climático tiene un trasfondo económico y político más que científico.

El consenso científico y político

Cualquier negacionismo se puede definir como el empleo de argumentos retóricos para dar la apariencia de un legítimo debate, pretendiendo rechazar una teoría sobre la que existe consenso científico. Los científicos se reúnen en congresos para discutir los datos y las interpretaciones, no se suele votar para llegar a un consenso, pero en el caso del cambio climático se ha llegado a un gran consenso de que hay un calentamiento global que está producido por el hombre. Sin embargo, todas las teorías científicas tienen algunos científicos escépticos que las cuestionan, algunos logran así hacer avanzar la ciencia, pero otros no son buenos científicos porque no interpretan los datos plausiblemente y están equivocados.
Incluso algunos pueden manipular datos, hacer ciencia patológica e incluso pseudociencia, porque los científicos también son humanos, pero estos casos son la rara excepción y no la regla.
En ciencia se habla de consenso cuando las teorías son aceptadas por la inmensa mayoría de los científicos, lo cual se puede apreciar en los artículos publicados en revistas de prestigio. El cambio climático ha alcanzado el rango de teoría bien establecida y los peligros han sido puestos de manifiesto por muchos científicos. La ONU creó un grupo (panel) constituido por más de 2000 expertos científicos de distintas disciplinas y países. El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) fue formado para realizar evaluaciones periódicas cada 5 o 6 años sobre el fenómeno del cambio climático, asesorando sobre las metodologías a seguir para la realización de inventarios nacionales de gases de efecto invernadero.
El consenso por votación es algo de tipo político más que científico y, en este caso, el consenso es muy necesario para tomar medidas para mitigar los efectos del cambio climático.

… …

Post completo en: Las Tres Crisis

Share

0 comments