La crema de Mercadona de 5€ (resuelto el misterio de la Santísima Trinidad)

A finales de junio saltó la noticia de que Mercadona vendía una crema por 5€ (Sisbela) con idéntica composición a la de otra crema de 80€, supuestamente de lujo, llamada Alain. Lo de supuestamente ahora veremos por qué.

En aquel momento no escribí sobre el despropósito mediático, entre otras cosas, porque mi compañera Farmalista ya había publicado un acertado post sobre el tema. Pero en este país Mercadona siempre es noticia y la crema de los 5€ ha vuelto a saltar a la palestra. Como tanta fama, a mí me escama, me he puesto a investigar a ver si podíamos averiguar algo nuevo.

Paso 1: He buscado en Google “Alain Cosmetics”

Cuando iba directa a hacer click en la web, me ha llamado poderosamente la atención la foto que se muestra a la derecha donde se observa la sede de Alain Cosmetics:

No sé a ustedes pero a mí la imagen no me sugiere el cuartel general de una empresa de cosmética que vende cremas a 80€. Haciendo zoom en lo señalado en amarillo, se aprecia “Alain Ganancia”. ¿Alain Ganancia? ¿No era Alain Cosmetics? Esto nos lleva al paso 2:

Paso 2: He buscado en Google “Alain Ganancia”.

El cuarto resultado que arroja el buscador es “Alain Ganancia Cosmética: Productos online de peluquería” . El enlace nos lleva a una Comercial llamada Dizma donde, entre otros productos, venden esta crema, llamada SOS (Soluble Organic Silanol) que les muestro a continuación:

Resulta que según el BOE, la empresa “Alain Ganancia” se declaró en concurso de acreedores en el año 2013. Posteriormente fue comprada por otra empresa. ¿Qué está pasando aquí?

Paso 3: Saco el subrayador a las frases que me resultan familiares.

¿Dónde he leído yo antes esto de la Crema revitalizadora vitaminada al RNA, con alto poder regenerador y rejuvenecedor, indicada para todo tipo de pieles y que además lleva Silicio Orgánico Soluble¡Ah, sí… ya me acuerdo! En la web de su hermano Alain. ¡Tachán!

Tenemos dos cremas con idéntica composición. La hipótesis es que, aunque en un par de webs con aspecto antiguo siga apareciendo la crema “Alain Ganancia” a la venta, la nueva empresa esté utilizando la fórmula de Alain Ganancia (con 40 años de solera) para darle un lavado de cara y crear Alain. De ahí, a ponerse en contacto con Mercadona y orquestar la venta de la crema a 5 euritos sólo había un paso.

En cualquier caso, llegados a este punto, empieza a sonar sospechoso que una crema, supuestamente de lujo, se venda con un nombre por 59,90€, anteriormente por 36,90€ con otro nombre y también por 5€ en Mercadona. ¿Dónde podemos comprar el famoso Alain de 59,90€? ¿En qué tiendas de lujo lo encontramos?

Paso 4: Busco los puntos de venta en la web de Alain

Lo primero que me ha llamado la atención ha sido que muchos de los puntos de venta que se indican en la web eran empresas distribuidoras mezcladas con peluquerías y clínicas de estética. Como no me quedaba claro el tema, he cogido el teléfono y he marcado algunos de los números:

  • Cuatro eran distribuidoras que me han dicho que no podían vendérmelo.
  • Otro era una peluquería de donde ya no trabajan la marca pero el precio era “unos 55”.
  • Otro era una clínica estética donde me han dicho que tampoco trabajaban ya con Alain. Por cierto, se han molestado por seguir apareciendo en la web.
  • Y a la séptima llamada, descansé. Era una tienda muy pequeña del norte peninsular donde la tienen en stock a 49,9€.

Es decir, o te enamoras de Alain por la web, o para encontrarlo físicamente lo tienes bastante crudo. No se vende en perfumerías de alta cosmética ni en centros comerciales. Las peluquerías y las clínicas de los puntos de venta, por las fotos de la web no parecen de lujo, sino de barrio. Y yo, que sé bien lo que es vender cremas en una farmacia de barrio, les aseguro que ni a 80€ ni a 59,90€, tiene fácil salida una crema que no conocía ni Perry hasta que Mercadona la puso en la picota. Vamos, que no cuela.

Pero, ¿la crema de Mercadona de 5 euros es efectiva?

Aunque a mí me emocione mucho haber descubierto que la crema de Mercadona es una y trina, ya sé que la mayoría no comparte mi entusiasmo. Lo que importa es que tenemos una misma crema de 5€ (Sisbela), otra de 36,90€ (Alain Ganancia) y otra que oscila entre los 49,90€-59,90€ (Alain) y la pregunta del millón es ¿sirven para algo independientemente de su precio?

Este es el desglose de componentes estrella que hace Sisbela:

Vamos con los componentes estrella:

RNA y DNA: Supongo que a mucha gente le parecerá muy guay que las cremas lleven RNA y DNA, pero yo me pregunto ¿para qué queremos el RNA? y sobre todo me inquieta, ¿de quién es ese DNA que queremos agenciarnos para nosotros? Porque en la caja no lo pone. Si lo que queremos es “arreglar” nuestro DNA, en todo caso necesitaríamos “reparadores del DNA” como explica Mª Jesús Lucero, profesora de Dermofarmacia de la Facultad de Sevilla. Y luego, ya veremos si estos son capaces de hacer algo… cosa dudosa. Si quieren saber más sobre esto, busquen en el libro de José Manuel López Nicolás, autor de Vamos a comprar mentiras. Vamos, que el RNA y DNA que puedan llevar esas cremas, venga de donde venga, no va a llegar hasta sus células a ponerlas jóvenes y monas.

SILICIO ORGÁNICO SOLUBLE: En la foto vienen pintadas unas algas así que corresponde a su extracto, el methylsilanol mannuronate. Se utiliza por sus propiedades hidratantes ya que es capaz de retener agua. Como emoliente, perfecto. Ahora bien, de ahí a que haga el viaje al centro de la tierra (es decir, hasta la dermis) y estimule a los fibroblastos, hay un trecho. Recordemos que la misión de la piel es protegernos. Que si nos caga una paloma en la cabeza, no penetre, vaya. Así que, aunque los principios activos se absorban puedan ser efectivos “in vitro”, es complicado que funcionen “in vivo”.

HIDROVITÓN: Nombre potente donde los haya. Se trata del Factor Hidratante Natural. Un compuesto que suele usarse mucho en cosmética porque hidrata… y es barato. Gracias a emulsionando por la aportación.

ESCUALENO: Suena muy chulo. A escualo, a tiburón. Pero el escualeno también es uno de los compuestos de algo tan de andar por casa como el aceite de oliva… Pues nada, ya tenemos otro emoliente, esta vez en forma de aceite para darnos un aspecto sedoso. Y baratito.

ÁCIDO HIÁLURÓNICO: Con propiedades higroscópicas. Como ellos indican: hidratación.

VITAMINA A y VITAMINA E: Vitaminas antioxidantes, maravilloso. Gran innovación cosmética. Podían haber puesto la C, que es la que realmente lo peta en la piel, pero parece que les gustaban más las vocales que las consonantes.

PANTHENOL Y ALOE VERA: Como ven, voy agrupando, por abreviar. Estos dos ingredientes creo que también les suenan. De cualquier crema hidratante, refrescante… que se encuentra hasta en las cremas de culito de bebé.

Lo que no ponen en letras grandes, por cierto, es que la cremita contiene gluten. Como tantas otras cremas, claro… pero siendo Mercadona tan mirado en este punto, igual les interesa indicarlo. No sé, ahí dejo la idea.

Con estos ingredientes, la crema de Mercadona no es ni mejor ni peor que otras cremas hidratantes. Podríamos ponernos a destripar y no parar. Sin embargo, la estrategia marketiniana, que ya huele, de simular que una crema “barata” es igual a una crema “de lujo” solo está al alcance de los grandes del low cost. Como cuando gracias a la OCU nos enteramos de que la crema de 3€ del Lidl era la mejor del mundo. Algo que, por si lo dudan, ya desmontó pasito a pasito mi queridita Cristina Mitre.

¿Qué he echado de menos en una crema que se hace llamar “revitalizante”?

Pues compuestos que hayan demostrado alguna eficacia revitalizante en cosmética. Como la vitamina C, el ácido glicólico, el salicílico o algún derivado del ácido retinoico, que es de los pocos “antiarrugas” titulados y con carnet.

Conclusión:

Aquí no hay ninguna crema de lujo y la estrategia para crear un hit de ventas parece ser la siguiente:

Se compra una empresa en concurso de acreedores con una crema que tiene una fórmula de hace 40 años. Se monta una web chula, se le cambia el envase y se relanza a un precio disparatado que venden en unas pocas peluquerías y centros de estética (o donde buenamente les dejan). Luego, según la empresa, Mercadona casi les suplica que fabriquen para ellos. Por último, se hacen unas declaraciones a prensa alimentando el bulo que así recoge La Vanguardia:

“Desde la empresa comercializadora reconocen que ahora prevén que las ventas de Revitalizing de Alain puedan caer en la web oficial, pero es un riesgo que asumen sin problemas. “El precio de 84 euros es simbólico, nosotros preferimos que la crema llegue a todos antes que no solo a 400 clientes”, sentencian”.

Desde luego, los hay con cuajo.

Alain, Alain Ganancia y Sisbela. La Santísima Trinidad de la hidratación. Eso sí, aliñada con un DNA que viste mucho, pero no sirve para nada. Ni por 5€, ni por 36,90€, ni por 59,95€.

Share